Buenos días.

Esta entrada que os escribo no va orientada desde un punto de vista técnico ni mucho menos, mi idea es hacer que, aquellos que tengáis pensado compraos un ordenador, ya sea de sobremesa o portátil, tengáis las cosas claras sobre qué comprar y en qué basaros para comprarlo.

Teniendo las cosas claras en cuanto a qué necesitas, para que uso lo vas a destinar, y que características debe tener la máquina para que cumpla dichas funciones, podrás ahorrarte una suma nada despreciable de dinero al comprar tu nuevo ordenador.

Bien, primero comenzaremos por lo más sencillo:

¿Para qué voy a utilizar yo el ordenador?

No va a necesitar las mismas prestaciones un programador (como es mi caso) que una persona que se dedique al diseño gráfico.

Tampoco va a ser igual las necesidades de un gamer o una persona que solo quiera mirar las redes sociales, ver películas, y darle un uso mas doméstico al ordenador.

Según el uso al que se vas a destinar el ordenador las características de este variaran y eso obviamente influirá en el precio final de la compra.

¿Sobremesa o portátil?

Dependiendo de varios factores, te convendrá más una u otra opción. Si eres una persona que va a darle mucho uso al ordenador, que necesitas que sea potente, vas a tenerlo mucho tiempo encendido, te gusta jugar a todo tipo de juegos, y quieres que el ordenador pueda modificarse/mejorarse en un futuro, sin duda alguna lo que necesitas es un ordenador de sobremesa.

Cabe también destacar que en caso de avería, es mucho más fácil reparar un ordenador de sobremesa, puesto que las piezas se pueden obtener más fácilmente y la sustitución es más simple.

En cambio, si lo que quieres es movilidad, mirar tus cosas personales, trabajar con algún programa ofimático, y no vas a jugar a juegos que requieran mucha potencia gráfica o de procesador, entonces puedes comprarte o un portátil o un ordenador de sobremesa, eso ya variará en función de la movilidad que necesites.

Continua en la siguiente entrada: como elegir correctamente mi ordenador parte 2